camarero sirviendo café

¿Los camareros también sirven para traducir para el sector turístico?

Hoy os vamos a relatar una curiosa situación que nos tocó vivir esta mañana. En un momento de relax entramos en el nuevo bar de tapeo del barrio para tomar na pequeña y merecida pausa. Había noticias. Lo típico: habían puesto carteles en la zona pidiendo camareros con idiomas y tal. Un caramelito en nuestra boca. ¿Cómo se desenvolverán? ¿Tendrán traducciones en la carta? ¿Los camareros también sirven para traducir para sector turístico? ¿Y los ingenieros y biólogos para dar consejos jurídicos?

Una buena traduccion turística: Aprendiendo de los errores

Para más inri, cada vez que hacemos esto nos repartimos los roles: unos asumimos el papel de españoles de buena voluntad y otros ejercemos de turistas que nos sacas de los 4 años de inglés aprendido en la escuela y de la lengua nativa y estamos perdiditos. El typical Spanish no nos defraudó, of course. Nada más agarrar el menú, nos echamos a temblar. No sólo iban a necesitar un porrón de consejos para conseguir buenas traducciones aplicadas a su negocio, no, estaban un paso más allá. Pero no adelanto acontecimientos. Llegó el momento de probar al camarero, y comenzamos a interpretar nuestros papeles. Un buen test para saber si alguien domina un idioma a nivel conversacional es utilizar jergas y acentos propios de determinadas zonas. Si el personal es capaz de entenderte y hacerse entender, enhorabuena, se ha contratado a un profesional con un buen dominio del idioma —porque ha vivido en lugares concretos durante un periodo considerable de tiempo, porque sigue  practicando y alimentando su vocabulario, etcétera. El chico se defendía bastante decentemente. De algún verano en el extranjero. Pero tenía carencias básicas que nos permitieron comprender algunos de los errores detectados en los menús. En esta vida todo tiene su porqué. Porque, o bien el chico se había aprendido la carta de pe a pa (oye, chapeau), o había hecho un 2×1 como buenamente pudo.camarero sirviendo café Con todo, decidimos hablar con el propietario, que andaba detrás de la barra sin quitar ojo a la escenita. Le explicamos que existen herramientas de traducción asistida por ordenador (herramientas TAO), como Trados, MemoQ (ambos de pago), Swordfish (más asequible) e incluso software libre como OmegaT. Todos ofrecen un grado de precisión notable y otras más específicas para realizar traducción de textos turísticos mucho más eficaces que echar mano del pobre camarero que tiene buen nivel de inglés, francés, entiende algo de alemán y se defiende en italiano….pero no es bilingüe. El hombre nos agradeció la información (nos invitó a una ronda) y nos mostró su flamante nueva web con la carta online y un blog en inglés y en español. Ahí, ya, morimos. Nunca hagas la traducción automática y confíes en presentarle el resultado a los clientes: es el horror number one en el sector.

 

Todavía estás a tiempo de que esto no os suceda a ti ni a tu negocio. Tú decides. Nosotros sólo te exponemos algunos casos curiosos en un tono distendido. Y mientras te decides, no te cortes, pregunta a cualquiera de los amantes de la lengua que tenemos en el equipo.

 

Deje un comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Captcha *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>